Siembra Plantas, Cosecha Felicidad. Parte 4.

Días atrás publiqué mi eco-propuesta de »meta de año nuevo» (ver Año Nuevo, Metas Nuevas). Por suerte, decenas de personas a través de las redes sociales ya han respondido al llamado y están comenzando a poner manos a la obra en la siembra de plantas nativas en sus casas, fincas y comunidades. Estoy emocionado de los posibles nuevos reportes de aves que serán atraídas a estos sitios más amigables, así como de las anécdotas que podremos escuchar de cada uno de los participantes.

Mientras tanto, para seguir aportando mi granito de arena les traigo una publicación más de la serie »Siembra Plantas, Cosecha Felicidad».

1. Balsa (Ochroma pyramidale)

Green-crowned Brilliant  (Heliodoxa jacula) en un Balsa. Fotografía por Gilberto De la Cruz.

Heliodoxa jacula sobre un fruto inmaduro de Balsa. Fotografía por Gilberto De la Cruz. Tomada de Grupo de la AOCR en Facebook.

Aunque muy conocido por su madera extremadamente ligera utilizada para la elaboración de maquetas, salvavidas, artesanías y balsas (de ahí el origen de su nombre común) este particular árbol de la familia Malvaceae es pariente del Ceibo barrigón (Pseudobombax septenatum) y el Panamá (Sterculia apetala), y tiene mucho más que ofrecer que una madera fácil de trabajar.

Esta especie pionera se distribuye naturalmente desde el Sur de México hasta Bolivia. En Costa Rica la podemos encontrar de los 0-1100 msnm en ambas vertientes y el Valle Central. Se caracteriza por sus grandes hojas acorazonadas con 3 nervios principales saliendo de la base, estípulas grandes, flores blancas, frutos alargados con semillas cubiertas de una lana blanca conocida como Kapok la cual les ayuda a ser dispersadas por el viento.

Por su condición de especie pionera, logra desarrollarse efectivamente en terrenos que podríamos considerar »poco aptos» como charrales, lotes baldíos, bordes de caminos, etc.  Su rápido crecimiento le permite alcanzar más de 25m de altura en poco tiempo y fructificar a los 3 o 4 años. Se puede reproducir por semilla, estaca y también es fácil de conseguir en viveros forestales.

16286020550_ec9f16394c_o

Ara macao alimentándose de flor de Balsa. Fotografía por Reinaldo Aguilar. Tomada de https://flic.kr/p/qP97vL

El nutritivo néctar albergado en su flores campanuladas puede llegar a ser muy abundante, sirviendo de alimento para una buena cantidad de mamíferos como martillas, olingos y diferentes especies de murciélagos nectarívoros, quienes son los responsables de su polinización. En el caso de las aves, las flores y el néctar es comido por Orioles, Carpinteros, Colibríes, Lapas, Urracas, Oropéndolas, Tangaras, entre otras. Muchas de ellas las he visto realizando huequitos muy cerca de la base de la flor para »robar» el néctar, mientras que otras se alimentan directamente de los pétalos. Por otro lado, sus semillas también son un alimento para otras aves como el Periquito Barbinaranja (Brotogeris jugularis) y Perico Frentirrojo (Psittacara finschi).

Los servicios de este magnífico árbol no se limitan a proveer de alimento, sus hojas secas y la lana que cubre las semillas es utilizada por varias aves de familias como Trochillidae, Rallidae, Ardeidae y Burhinidae para la construcción de sus nidos.

2. Copey o Azahar (Clusia rosea)

Si bien hay poco más de 30 especies conocidas de Clusia en Costa Rica ocupando casi todas las zonas de vida y bautizando con su nombre a algunos pueblos al rededor del país (p.e Copey de Dota), una de las especies que he visto más fácil de conseguir en ciertos viveros es C. rosea. Por esta razón esta es la especie que voy a describir en esta sección aclarando que, depende de la región en la que cada uno viva vale la pena investigar un poco más sobre cual(es) tipo(s) de Copey crecen cerca y así intentar reproducirlos en nuestros espacios.

16612584585_17f58dd49d_o

Flor Clusia rosea visitada por Abejas. Tomada de https://flic.kr/p/riZQCa

De manera general, los Copey son árboles o arbustos muy llamativos con hojas carnosas  y brillantes, simples, opuestas, sin estípulas y que al arrancarse liberan una secreción blanca o amarillenta. Naturalmente pueden germinar directamente en el suelo o de manera hemiepífita, lo que significa que al igual que muchas especies de Higuerones (Ficus spp), estos logran germinar sobre rocas u otros árboles, de manera tal que al crecer van desarrollando raíces aéreas que llegan hasta el suelo, y por competencia de recursos eventualmente pueden terminan ahogando el árbol »huésped».

Clusia rosea se distribuye desde los 0-1600 msnm especialmente sobre toda la vertiente pacífica y el Valle Central. Sus llamativas flores grandes atraen insectos como las bellísimas Abejas Euglosinas (Euglossa spp), las cuales, en una relación de mutuo beneficio, se encargan de polinizar la planta a cambio de las resinas producidas en las flores. Estas resinas son de especial importancia para la construcción de los nidos de estas abejas.

Clay-colored Thrush (Turdus grayi)

Yigüirro (Turdus grayi).

Por otro lado, sus frutos pueden ser observados durante la mayor parte del año, siendo una fuente bastante estable de alimento para aves como Tangaras, Vireos, Eufonias, Carpinteros, Sinsontes, entre otros. Las aves, aprovechan el arilo (parte carnosa) del fruto y de paso son las responsables de dispersar sus semillas lejos del árbol madre. En mi caso que frecuento bastante San José centro, cuando me toca pasar por el boulevar al costado Este del Museo Nacional siempre me detengo a revisar el enorme Copey que da vida al jardín del museo, en donde he encontrado desde los tradicionales Yigüirros (Turdus grayi) rompiendo el estruendoso ruido de la ciudad con sus melifluas melodías al inicio de la época lluviosa, hasta hiperactivas Reinitas (Parulidae) escudriñando los rincones del árbol en busca de pequeños invertebrados.

3. Achiotiollo (Fuchsia paniculata)

Este magnífico arbusto está especialmente recomendado para los amigos que han preguntado sobre especies para atraer aves a sus jardines en elevaciones medias y altas. Se reconoce fácilmente por sus llamativas inflorescencias lilas y sus pequeños frutos púrpura presentes durante prácticamente todo el año. Se distribuye aproximadamente entre los 1300-3000 msnm siendo muy común a orillas de caminos y bordes de bosques. Su crecimiento es rápido y es fácil de reproducir.

11703151_10205868185535238_1020193481064152370_n

Carduelis xanthogastra comiendo frutos de Achiotillo. Fotografía por Giovanni Delgado. Tomada de Grupo de la AOCR en Facebook.

Durante las pajareadas a la zona del Cerro de la Muerte, dónde los Achiotillos son muy abundantes, no pueden faltar las bandadas de Tangaras de Monte (Chlorospingus), frecuentemente acompañadas de otras aves como los Saltones de Muslos amarillos (Pseliophorus tibialis) y las muy buscadas Tangaras vientricastañas (Tangara dowii) haciendo fiesta con gran cantidad de bayas disponibles. De la misma manera, hay que estar pendiente de la visita de algún diminuto colibrí Chispita (Selasphorus) introduciendo su corto y fino pico en pequeñas flores alargadas para libar su néctar.

Espero que al lado de la naturaleza, este 2018 nos traiga nuevas experiencias y mucho aprendizaje que nos transformen en individuos más conscientes y activos. Nuestro planeta cada vez más está ocupando de personas que le demos una mano en su batalla a favor de su conservación.

¡Saludos cordiales y buenas siembras!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s